ARTE PARA DIGNIFICAR LA MIGRACIÓN

Arte para dignificar la migración
El Universal.mx
y es una de las acciones que desarrollan Bacaanda y La Curtiduria, espacios culturales encabezados por los artistas Cristian Pineda y Demian Flores,

El Universal
Secciones
Cultura

Arte para dignificar la migración

Artistas plásticos, periodistas, cineastas y escritores han hecho suya la denuncia de un drama humano que se vive en Estados Unidos y también en México10-migrante1.jpg CONTRA EL SILENCIO. Pieza sin título de Felipe Ehrenberg, realizada en 2010. Forma parte de una muestra en Casa Lamm (Foto: TANYA GUERRERO EL UNIVERSAL Y ARCHIVO )

Enviar por email
Reducir tamaño
Aumentar tamaño
Imprimir

Domingo 10 de julio de 2011 Sonia Sierra | El Universalsonia.sierra

La exposición Rostros de la migración, el sitio de Internet 72migrantes.com y el documental La Bestia comparten no sólo un tema: la violación de los derechos humanos de los migrantes; también buscan, a través del arte, la literatura y el periodismo, que el olvido no se imponga ante hechos como los ocurridos en agosto de 2010, en San Fernando, Tamaulipas, y que se conozca lo que está pasando con los migrantes tanto en el sur de México, como más allá del país.

“Lo que he observado en otras situaciones de terror nacional, es que ese terror va creando silencios y es uno de los objetivos de los asesinos o de los que cometen estos crímenes terribles; es muy importante que la gente encuentre sus formas de reaccionar ante esto, y los artistas suelen ser los que toman la iniciativa en estos proyectos”, dice la periodista Alma Guillermoprieto, quien convocó a crear el sitio 72migrantes.com, un altar donde 72 escritores y periodistas hablan sobre las victimas de aquella masacre, cometida en agosto del año pasado.

Para el artista Cristian Pineda, el objetivo es que el tema “permee en la sociedad”, de ahí que promueve desde 2007 acciones como la residencia de artistas en Oaxaca, la creación de carpetas con obra plástica, campañas y la exposición Rostros de la migración.

En Casa Lamm se exhibe la muestra con obras de 50 artistas , como Vicente Rojo Cama, Irma Palacios, Gilberto Aceves Navarro, Rolando de la Rosa, Santiago Rebolledo, Manuel Marín, Boris Viskin, Gustavo Monroy, Rafael Barajas El Fisgón, Gabriel Macotela, Alejandro Santiago y Felipe Ehrenberg, entre otros. Es una muestra de pinturas y grabados en pequeños formatos, donde los creadores dan rostro a la migración a partir de interpretaciones muy diversas. Busca recaudar fondos para el albergue Hermanos en el Camino, del padre Alejandro Solalinde, y es una de las acciones que desarrollan Bacaanda y La Curtiduria, espacios culturales encabezados por los artistas Cristian Pineda y Demian Flores, respectivamente.

Pineda, quien es uno de los artistas de la exposición, advierte hoy en día un movimiento “muy interesante” en todos los sectores, para situar el tema en un primer lugar: “Han existido artistas muy importantes que han hecho cosas en función del tema de la migración, están los casos del fotógrafo Antonio Turok o del artista Alejandro Santiago, y por supuesto Helen Escobedo (cuya exposición Éxodos continúa su recorrido en Oaxaca). Ahora nosotros hemos convocado a muchos no sólo a hacer una pieza sino a documentar y vivir, a expresar motivaciones a partir de residencias en Oaxaca y eso cambió el esquema. Se han hecho acciones muy vivenciales en todo el país, y tratamos de llevarlas a Centroamerica mismo”.

Nacido en Juchitán, en 1980, Pineda cuenta dos historias que por sí solas contrastan la situación del migrante en el pasado y hoy en día: en su infancia, el paso del tren reunía a los niños en torno de los recién llegados: “la diversión era salir a las seis cuando llegaba el tren, para ir con agua, llevarles un taco, platicar con los que pasaban de otro país, era nuestro contacto con el exterior”. Veinte años más tarde, en 2007, Pineda se encuentró con otra historia cuando el presidente municipal de su pueblo no quiso enterrar en el panteón a 17 migrantes náufragos, salvadoreños, porque no sabía si legalmente estaba bien, entonces los enterró afuera del panteón.

“Ni siquiera que los que dirigen estos pueblos saben del alcance de los hechos, esto habla de falta de educación, de interés, de formación social, no hacemos ciudadanos sociales…”.

Bacaanda realizará otras actividades como la exhibición en el DF, el 21 de julio, y posteriormente en Oaxaca, del documental La bestia, de Pedro Ultreras; llevará la exposición a otros espacios y el 10 de diciembre lanzará una campaña nacional por el Derecho a la Movilidad Humana, que comprenderá la instalación de 50 dibujos, a lo largo ruta tren, desde Guatemala hasta Ixtepec.

Un altar a los muertos

Elena Poniatowska, Juan Villoro, Magali Tercero, Jorge Volpi, Jose Woldenberg, Sergio Aguayo, Roger Bartra, Alma Guillermoprieto, Martín Solares, Braulio Peralta, Laura Emilia Pacheco, Thelma Gómez, Luis Guillermo Hernández y Liliana Alcántara son algunos de los escritores, periodistas, artistas e intelectuales que hicieron textos para 72migrantes.com, sitio que contiene también fotos, y que, como lo dice Guillermoprieto, intenta devolver el rostro a cada una de las víctimas. Cada autor propuso una reflexión sobre uno de los asesinados que, en la mayoría de los casos, siguen sin ser identificados.

En el sitio se pueden dejar mensajes y hacer donativos . El sitio ha replicado en un ejercicio sonoro que se transmite todos los días en Radio UNAM. En agosto, será también blog; y editorial Almadia planea la edición de un libro, además se inició la traducción de los textos a inglés para una versión en ese idioma del sitio web, a propuesta de Esther Allen, traductora de Guillermoprieto, quien destaca el impacto del sitio en naciones como El Salvador.

“El altar 72migrantes.com nació a partir de mi sensación de inutilidad y de falta de respuesta creativa. No sabía ya como hablar del tema de estas muertes, me parecía que la comunidad artística e intelectual de México compartía mi sensación de vergüenza, y no sabía por dónde empezar a expresarla. Uno de los intentos del altar y ojalá que el esfuerzo siga creciendo, es reconocer que este es un problema, no sólo de todo el hemisferio, sino que se está extendiendo esa enorme capacidad dañina que tiene la ilegalidad de las drogas, hacia África y a países de Europa del este. Un problema que crece porque las iniciativas de resolución son inadecuadas”.

La escritora y periodista cuestiona el silencio que impera alrededor de masacres como la de San Fernando: “Como sociedad, como reporteros, podemos empezar a entender lo que ocurre a partir del acceso a la información, contamos con tan poca información, es tan difícil y tan riesgoso obtenerla que es imposible saber lo que está pasando, y como es imposible saberlo es imposible explicarlo y como es imposible explicarlo entonces la sociedad no tiene mecanismos para buscar respuestas”.

Llega “La Bestia”

Tras realizar la película Siete soles, Pedro Ultreras creó el documental La Bestia, que desde marzo se distribuye en DVD, en Estados Unidos, en su versión en inglés, pero que en México apenas si se ha presentado en grupos cerrados.

Originario de Durango, Ultreras dice que de el documental se han vendido en EU y Puerto Rico alrededor de 30 mil copias, sin embargo lamenta que en México no haya habido interés por el trabajo que la distribuidora Venevisión negocia ya para exhibir en canales de cable en América Latina.

La Bestia es un material de 77 minutos que el mismo Ultreras realizó, un recorrido desde la frontera entre México y Guatemala que toma las historias, y rostros de los ciudadanos de Centro y Sudamérica, o de Asia, que viajan en el tren y están expuestos a secuestros, violaciones, robos y otras vejaciones.

Ultreras hizo dos viajes en el tren. El primero fue de reconocimiento, el segundo fue el que filmó. Tomó como eje de su documental el caso de tres mujeres que llevaban por destino Los Ángeles y Florida.

“La travesía del migrante a lo largo de Mexico en La Bestia (llamado por los migrantes ‘el tren de la muerte’), es de los mayores sufrimientos que cualquier ser humano puede enfrentar, los abusos son de todos los niveles, lastimosamente son las autoridades quienes más abusan”, dice el documentalista y detalla que el material tiene versiones en español e inglés y está lleno de testimonios porque “la gente tiene un gran deseo de contar lo que está viviendo”.

“Viví, dormí en las vías con ellos, comí en los albergues, pasé hasta 12 horas en el tren, conocí de primera mano lo que es el sufrimiento humano, cada migrante viene con una historia muy dura desde su casa, a la que le suma el sufrimiento de dejar a sus seres queridos y le espera otro sufrimiento cuando entra a México; tuve algunos accidentes, casi me caigo, pero a diferencia de ellos, yo tenía en cualquier momento una alternativa: salirme”, concluye el cineasta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s